Luis Ángel Maté nació el 23 de marzo de 1984. En el seno de su familia hubo siempre pasión por la bicicleta, sin ir más lejos su padre y su hermano mayor fueron corredores en su día, y esto es lo que Luis mamó desde pequeño. Primero fue un aficionado, un fan; con el paso del tiempo, se levantó del sillón para sentarse en el sillín.

El marbellí dio sus primeros pasos serios en el ciclismo en cadetes con el ACI de San Fernando (Cádiz). Comenzó a destacar y a obligar a sus padres a largos viajes cada fin de semana para llevarle a competir. Para recompensar estos esfuerzos llegó una convocatoria al Centro de Tecnificación Deportiva de la Junta de Andalucía, dirigido por el técnico Salvador Cabeza de Vaca, donde Luis se integró para convivir con otros jóvenes deportistas andaluces y practicar la disciplina de pista, en la cual fue varias veces medallista e incluso ganador en campeonatos de España y Andalucía en modalidades de fondo.

Ya en juveniles dejó un poco a un lado la pista para centrarse en la carretera, donde corría encuadrado en el prestigioso UCOP de Granada. También en la ruta obtuvo resultados destacados, clasificándose con los mejores en carreras de renombre como la Ruta del Vino ó la Vuelta a la Safor. Con ello se granjeo un cartel que le permitió subir a la categoría sub23 y unirse al Ávila Rojas de Emilio Estévez, Ignacio Rodríguez y Servando Velarde. Allí compitió tres años mientras se sacaba el bachillerato nocturno y se matriculaba en INEF en Granada, estudios que aparcó en 2005 cuando dio un primer salto de calidad y consiguió cuatro triunfos, incluyendo una etapa en el Circuito Montañés, equivalente a la Vuelta a España amateur.

Tras esa primera temporada entregado en cuerpo y alma a la bicicleta, fue reclutado por el filial de Saunier Duval, donde pasó un año en el cual volvió a practicar pista y codearse con los mejores de la disciplina en los Campeonatos de España. Posteriormente cambió de filial, firmando por un Andalucía donde volvió a lucir por todo lo alto y a imponerse en otra etapa del Circuito Montañés.

Era ya el momento de que Luis pasara a profesionales, y así lo supieron ver Antonio Cabello y el resto de rectores de la escuadra andaluza. Maté supo devolver esta confianza con buenas actuaciones, y éstas llamaron la atención de Gianni Savio, patrón del equipo italiano Diquigiovanni que quiso incorporarlo de cara a la temporada 2009. Finalmente, Luis pasó en la escuadra transalpina dos campañas inmejorables, donde creció como ciclista y como persona a pasos agigantados, con punto álgido en la sexta etapa de la Vuelta a San Luis, un final en alto en el cual derrotó, entre otros, a Vincenzo Nibali.

En invierno de 2010, cuando estaba dispuesto a pasar un año más junto a Savio, llegó una oferta irrechazable de Cofidis. El técnico italiano le dio libertad y Luis pudo unirse a la escuadra francesa, donde está disfrutando de las mejores carreras del calendario mundial y consiguiendo victorias como la cuarta etapa de la Route du Sud con la mismas actitudes que han definido el resto de su carrera profesional: ilusión y garra. Por algo es el ‘Lince Andaluz’…